¿Y nosotros qué?

Hace como una semana aproximadamente nos encontrábamos mi madre y yo en el tránsito. Eran las 3 y media de la tarde y llevábamos ya una hora en en coche. Yo estaba enojado, pero a comparación de la furia de mi mamá se podría decir que yo estaba alegre. Ella se la pasaba maldiciendo a los maestros de la Comisión Nacional de Trabajadores de la Educación, quienes se manifestaron en el edificio de Televisa por razones que no me quedan claras (según escuché en la radio se decía que ellos exigían ser entrevistados y no se irían hasta obtenerla).

Después de media hora por fin llegamos a casa a comer como pordioseros pues ya era tarde para la hora acostumbrada. Mi madre seguía enojada y maldiciendo a los maestros: “Que los metan a la cárcel” decía, “Que se mueran” refunfuñaba. Pero ¿justifico esta reacción de su parte? Sí, porque la cuidad no tiene la culpa y es la más afectada de todas; personas que no llegaron a tiempo y los corrieron de su trabajo, madres que llegaron muy tarde por sus hijos al colegio, entre otros casos de tal calibre. Tal parece que, hoy día conforme van las cosas, Miguel Ángel Mancera, el jefe de gobierno actual de la Ciudad de México, no va a hacer nada para que esta situación cambie, pues estos señores se siguen manifestando donde sea y no hay nadie que los detenga.

Pero, mi pregunta es, si este conflicto es entre los maestros y el gobierno, ¿cuál es la necesidad de perjudicar a todos los demás mexicanos con sus planteles? Porque, más que conseguir algo, los maestros de la CNTe pareciera que sólo vinieran a fastidiar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s